Columna de opinión Senadora Ena von Baer

Reforma al sistema binominal 

 

Uno de los grandes problemas que enfrenta la propuesta del Gobierno de la Nueva Mayoría respecto a la  reforma del sistema binominal es que no soluciona en lo más mínimo las inquietudes  que la ciudadanía ha planteado como las más  graves sobre el sistema electoral  en Chile.  

Primero,  la ciudadanía siente que el binominal genera poca competitividad ya que en ciertas ocasiones se puede predecir quien podría llegar a ganar una elección. El problema es que la propuesta presentada por el Gobierno no lo  soluciona, más bien lo profundiza, porque al  aumentar la cantidad de candidatos se necesitarán  menos votos para ganar las elecciones, y por lo tanto, en lugar de aumentar la competitividad va a disminuir la competitividad del sistema político.

Segundo,  la gente siente que con el sistema  binominal  no necesariamente gana el que tiene más votos ya que se trata  de un sistema de lista. El problema es que la reforma que impulsa el Gobierno tampoco soluciona este punto, más bien aumenta el número de candidatos que entrarían en carrera.  Por lo tanto, continuaría siendo un sistema de lista donde se van a seguir arrastrando candidatos que tengan menos votos, y así  con mayor dificultad que en el binominal ganaría  aquel  candidato que obtenga la mayoría de los  votos.

Es así como el  Gobierno está reformando el sistema binominal  pero sin solucionar los dos problemas de fondo que preocupan a la ciudadanía e incluso está  aumentando  la cantidad de parlamentarios medida que tampoco es compartida por  la gran mayoría de los chilenos.  Pero en definitiva,  la nueva mayoría quiere aumentar la cantidad parlamentarios porque  tienen mayor cantidad de partidos políticos, y  por lo tanto,  necesitan más cupos en la listas. Seamos claros, los  problemas del binominal no se solucionan con el aumento de los parlamentarios.

 

Por último,  el  problema más grave que trae consigo esta reforma es para las regiones. Aquí se promueve la  fusión de los distritos  que  provocará que los diputados que hoy pueden dedicar dentro de su trabajo distrital más tiempo a las localidades pequeñas,  por un tema de incentivo  toda la  labor  distrital se concentrará en los lugares  con mayor población, como por ejemplo en el caso de la región de Los Ríos en  Valdivia, La Unión, Rio Bueno, y con suerte Panguipulli, pero no tendrán presencia territorial en las localidades más pequeñas como Futrono, San josé de la Mariquina o Corral. En resumen,   la  propuesta del Gobierno va en contra de la equidad territorial y  generará un mayor centralismo dentro de la región y del país.