Comienza una nueva era del peronisno en Argentina

Alberto Fernández, el presidente electo de Argentina, saluda a sus simpatizantes después de votar el domingo 27 de octubre de 2019 en las elecciones generales.Compartir

Tras disiparse el humo de las elecciones presidenciales de Argentina este domingo, el presidente electo del kirchnerisno, Alberto Fernández, se encuentra con una economía en recesión, la tercera tasa de inflación más alta del mundo, una moneda que pierde su valor día a día y una reestructuración de deuda pendiente.

Según el conteo oficial, Fernández obtuvo el 48,03% de los votos, aventajando por ocho puntos al presidente Mauricio Macri, quien aspiraba a la reelección. Este resultado deberá ser confirmado por la justicia electoral en los próximos días.

La crisis económica, el programa de gobierno y la deuda externa contraída con el Fondo Monetario Internacional, fueron determinantes para Macri perdiera las elecciones, a pesar de haber ganado en los distritos más importantes como la Capital Federal, Córdoba, Santa Fe y Mendoza.

Macri concedió de inmediato y convocó al diálogo y a empezar una transición ordenada.

“Quiero felicitar al presidente electo, Alberto Fernández, acabo de hablar con él, por la gran elección que han hecho. Lo invité a desayunar esta mañana a la Casa Rosada, porque tiene que empezar un período de transición que lleve tranquilidad a los argentinos. Porque acá, lo único importante es un futuro y el bienestar de los argentinos”, dijo el presidente.

Por su parte, Fernández remarcó que empieza un gobierno popular que intentará recuperar los derechos perdidos.

“Porque lo único que nos importa es que los argentinos dejen de sufrir de una vez por todas. Ojalá de que aquellos que sean nuestros opositores sean conscientes y nos ayuden a reconstruir el país de las cenizas que han dejado. Vamos a entrar al mundo dignamente y disfrutar que hoy el gobierno volvió a las manos de la gente”.

La gran protagonista de estas elecciones generales fue la expresidenta y senadora Cristina Fernández de Kirchner, compañera de boleta del presidente electo y quien logró unir al Peronismo para recuperar el poder.

“Esto va a requerir de esfuerzos inimaginables desde una provincia y un país arrasado, más allá del marketing. Es una realidad dolorosa y cotidiana de todos. Va a tener una tarea muy difícil, que requerirá de la ayuda, la cooperación y la participación de todos los Argentinos”, expresó la ex presidenta.

La gran protagonista de estas elecciones generales fue la expresidenta y senadora Cristina Fernández de Kirchner, compañera de boleta del presidente electo.
La gran protagonista de estas elecciones generales fue la expresidenta y senadora Cristina Fernández de Kirchner, compañera de boleta del presidente electo.

Sin embargo, desde el mercado financiero esperan señales sobre la política económica del nuevo presidente, que deberá apuntar a desacelerar la tasa de inflación y mejorar las cuentas fiscales sin descuidar los graves problemas sociales de Argentina, cuya pobreza trepó por encima del 35% de la población.

Por el momento, el Banco Central anunció en la madrugada de este lunes un endurecimiento de los controles cambiarios que había dispuesto a principios de septiembre ante el temor de bruscas variaciones de la divisa en el mercado de cambios cuando empiece a operar en la mañana.

La entidad redujo de 10.000 a 200 dólares la autorización a personas físicas para comprar dólares al mes. La medida pretende “mantener la estabilidad cambiaria y proteger las reservas ante el grado de incertidumbre”, explicó el banco en un comunicado.

Durante los casi cuatro años de Macri el peso se devaluó cerca de un 85%, lo que alimentó la tasa de inflación, que en septiembre alcanzó 53,5% anual.

La desconfianza en el peso y la incertidumbre política desde que Fernández superó por amplio margen a Macri en las elecciones primarias de agosto llevaron a una dolarización de los ahorros. El derrumbe del mercado forzó al banco central a imponer un control de capitales para limitar el acceso a dólares.

También el nuevo presidente deberá renegociar con el Fondo Monetario Internacional (FMI) un plan de financiamiento por 57.000 millones de dólares en que Macri se comprometió a alcanzar un equilibrio fiscal primario en 2019 y un superávit primario de 1% del Producto Interno Bruto en 2020.

Y además podrían regresar muchos subsidios. En su campaña Fernández criticó el aumento de las tarifas de los servicios públicos que promovió Macri para reducir los subsidios y equilibrar las cuentas públicas.

Prometió también «desdolarizar» las tarifas, Fernández dijo que volverá a entregar medicamentos gratis a los jubilados.