Comisión de Evaluación Ambiental rechazó proyecto presentado por Rilesur

La Comisión Regional de Evaluación Ambiental, rechazó el proyecto de mejoras presentado por la empresa Rilesur, cuya planta funciona en el sector El Llolly de la comuna de Paillaco.

La sesión se realizó esta mañana en dependencias de la Gobernación de la Provincia de Valdivia, donde asistieron como oyentes la alcaldesa Ramona Reyes, los concejales Ruth Castillo, José Aravena y Jaime Reyes y la encargada de la Oficina del Medio Ambiente, Macarena Ibarra.

En la oportunidad, una profesional del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), expuso las características del proyecto presentado por Rilesur, recomendando rechazar la iniciativa, porque configura un riesgo para la salud de la población y un detrimento a la calidad de vida de quienes están expuestos permanentemente a malos olores.

La Comisión de Evaluación Ambiental es presidida por el intendente Ricardo Millán y en ella tienen derecho a voz y voto el director regional del SEA y los seremis de Medio Ambiente, Salud, Economía, Minería, Energía, Obras Públicas, Agricultura, Vivienda y Desarrollo Social.

Al respecto, el intendente Millán, señaló que tras la presentación de antecedentes por parte del SEA, el proyecto fue rechazado por 8 votos contra 3 a favor.

ESTUDIO DE IMPACTO AMBIENTAL

La alcaldesa Ramona Reyes dio a conocer que parte de la ‘mejora’ que proponía la empresa, significaba aumentar su producción mensual de 161 m³ a 3000 m³.

“Estamos muy conformes con este resultado, porque la empresa tendrá que limitarse a trabajar con lo que le fue aprobado el año 2009 y podrá ser sancionada cuando realice malas prácticas, pero lo más importante, si desea aumentar su capacidad o cambiar sus procesos, se verá obligada a presentar un Estudio de Impacto Ambiental, el que implica medidas de mitigación a los daños y una activa participación de la comunidad, que tendrá la posibilidad de presentar observaciones al proyecto”, expresó.

Finalmente, la alcaldesa destacó la labor de la Oficina del Medio Ambiente, que en sus tres pronunciamientos presentó observaciones al proyecto, plasmando la necesidad de un plan de plan de mitigación, el que se logra a través de un Estudio de Impacto Ambiental.

“La señora Macarena Ibarra y don Boris Fernández demostraron su calidad profesional, no sólo argumentando las respuestas del municipio, sino también apoyando a la Junta de Vecinos y Comité de Agua Potable Rural de El Llolly y a la comunidad mapuche José Leal Neiman, cuyos miembros tuvieron la posibilidad de expresar al SEA sus aprensiones, lo que en gran parte ayudó a que este proyecto haya sido rechazado”, manifestó Ramona Reyes.

EDICION:685