6 muertos al incendiarse rascacielos de Londres

Al menos seis personas murieron en un incendio que devoró una torre de apartamentos de 24 pisos en el oeste de Londres al quedar atrapadas por las llamas, según dijo el miércoles la comisaria de bomberos de la ciudad.

Al menos cincuenta personas fueron trasladadas a hospitales.

Las llamas envolvían a la estructura mientras 200 bomberos luchaban contra el fuego junto con 40 camiones de la fuerza. Columnas de humo negro y gris se elevaron sobre Londres después de que comenzó el siniestro en la madrugada del miércoles.

La Brigada de Bomberos de Londres dijo que el incendio afectó a todas las plantas desde el segundo piso hasta la parte superior de la Torre Grenfell en el Lancaster West Estate, en el oeste de Londres.

“Estamos lidiando con un incendio realmente grave que se extendió por todo el edificio”, dijo un portavoz de la brigada de bomberos. “Los efectivos están haciendo todo lo posible para enfrentar este incendio”, agregó.

En un primer momento no se conocía la causa del suceso. Los vecinos dijeron que parecía haber comenzado en un apartamento de las plantas inferiores antes de extenderse con rapidez hacia arriba.

Varias personas en el lugar dijeron que no habían podido contactar con amigos y familiares que estaban dentro cuando comenzó el incendio. Otros dijeron que habían visto gente utilizando linternas y celulares para hacer señales y pedir ayuda desde los pisos superiores.

La comisaria de bomberos, Dany Cotton, dijo que se trataba de un “incidente sin precedentes” y que nunca había visto algo de ese calibre en sus 29 años de carrera. Mencionó “una serie” víctimas mortales.

El incendio comenzó en torno a la 1 de la madrugada, y horas más tarde seguía saliendo humo del rascacielos.

Nassima Boutrig, que vive enfrente, dijo que la habían despertado las sirenas y una humareda tan densa que también había llenado su casa.

“Vimos a la gente gritar”, dijo. “Mucha gente decía ‘Ayuda, ayuda, ayuda’. La brigada de bomberos sólo pudo ayudar abajo. El fuego subía, subía. No podían parar el fuego”.

Boutrig dijo que el hermano de una amiga suya vivía en el edificio con su esposa y sus hijos, y que su amiga aún no había descubierto si estaban bien.

Otros buscaban información en centros improvisados en iglesias y centros recreativos. En la iglesia de St. Clemens, donde se reunieron vecinos evacuados de los edificios cercanos, Hadra Hassad intentaba encontrar a una de sus amigas más cercanas, que vivía en el piso 21. Hassad dijo creer que una de las hijas de su amiga estaba en el hospital, pero no sabía cuál.

Ambulancias y vehículos de bomberos llenaron las calles en torno al edificio, que se encuentra en un barrio diverso de clase trabajadora en Londres. La gente que vivía cerca fue evacuada, algunos con sus mascotas en brazos al marcharse. Varios voluntarios repartían botellas de agua.

En el perímetro policial que rodeaba el edificio, bomberos exhaustos descansaban en el asfalto bebiendo agua de botellas de plástico mientras varios helicópteros sobrevolaban la zona.

El servicio de ambulancias de la ciudad dijo tener 100 médicos en el lugar, junto con personal de ambulancias y equipos de traumatología.

“Los bomberos equipados con aparatos de respiración están trabajando muy duro en condiciones muy difíciles para combatir este incendio”, indicó en una entrada en la página de Facebook del cuerpo de bomberos.

EDICION:686