UACh: Reinauguración de la Casa Luis Oyarzún

Proyecto de restauración y puesta en valor fue posible gracias a la adjudicación del Fondo del Patrimonio en su convocatoria 2015 y al aporte de la propia Universidad para este inmueble, en que funciona actualmente la Dirección de Vinculación con el Medio.

Como parte del plan de restauración patrimonial que está desarrollando la Universidad Austral de Chile (UACh), se realizó la inauguración de la restauración de la Casa Luis Oyarzun. El proyecto fue ejecutado con fondos adjudicados por la UACh en el concurso 2015 del Fondo del Patrimonio, del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, y gracias al aporte de la propia Universidad. La ceremonia se realizó este jueves 12 de julio y contó con la participación de autoridades universitarias, regionales y distintos actores y gestores culturales.

 

El Rector de la UACh, Dr. Óscar Galindo Villarroel, destacó el avance que se ha logrado en el programa de restauración de casas patrimoniales con los que se ha comprometido la Universidad, comentando su satisfacción con la concreción de este proyecto “para los fines que siempre fue pensado: para la extensión y la vinculación con el medio”. Además, comentó que la restauración de la Casa Luis Oyarzún forma parte de un programa mayor de restauración de estos inmuebles a cargo de la Universidad que incluye, en diversas etapas, al la Casa Ehrenfeld, donde realiza sus actividades el Conservatorio de Música UACh y que fue entregada en 2016, las casas Reccius y Holzapfel, que albergan a la Casa Central de la UACh (actualmente en ejecución), y la Casa Leiva Mella, entre otras.
“Esperamos, en definitiva, completar un programa de restauración que ponga en valor este maravilloso patrimonio que hoy día está en nuestras manos”, puntualizó el Rector Óscar Galindo.

 

Por su parte, la Seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Catherine Hugó, valoró el trabajo conjunto que ha permitido relevar la infraestructura patrimonial de Valdivia. “Estamos muy contentos de haber generado este fondo de reconstrucción patrimonial desde el año 2010 para poner en valor toda la infraestructura patrimonial y cultural, para que sea de acceso para todos los chilenos”, indicó la autoridad. Casa Luis Oyarzún
Construida entre los años 1888 y 1889, la Casa Luis Oyarzún sobrevivió al gran incendio de Valdivia en 1909 y al terremoto de 1960. Perteneció, en primera instancia, al matrimonio formado por Luisa Deppe y Pablo Hoffmann Thater -de donde obtiene su primera denominación, Casa Hoffmann Deppe-. Posteriormente, perteneció a la familia Docmac, a la Universidad Técnica del Estado, al Instituto Profesional de Valdivia (IPV) y, finalmente, a la Universidad Austral de Chile.

 
Según consta en una publicación del arquitecto Gerardo Saelzer, a cargo de la restauración, la casa se erige estructuralmente sobre cimientos de piedra laja, ladrillos y morteros y se levanta con envigados y tabiques de maderas procedentes del bosque templado (de la eco región Selva valdiviana) donde ha surgido, desde generaciones, la ciudad hecha de madera. Como se puede leer en Casa Luis Oyarzún: Proyecto de Intervención Patrimonial, de Gerardo Saelzer:

“De exterior austero, la casa destaca por sus detalles, en general poco conocidos. Destinada a presentar una composición neoclásica en las fachadas que deslindan con las calles, con un ochavo que da cuenta de su rol urbano en relación con el entorno, fue necesario interpretarla: las formas, dimensiones y proporciones en materiales y maestrías disponibles. El revestimiento de metal repujado comenzaba a extenderse por las ciudades portuarias del sur de Chile. La fabricación de ventanas y puertas para resistir el empuje de la lluvia con viento, tallados y acabados de hechuras delicadas, parquet para pisos, contaban en Valdivia con talleres carpinteros que aún hoy no han alcanzado a ser del todo reconocidos y menos identificados. Entre ellos, el fino trabajo en madera realizado por la firma del célebre Rodolfo Auras, conocido en Valdivia como ‘el conde de la viruta’, que en casas como ésta dio forma y contenido, mediante resultados ahora irrepetibles en Valdivia, tanto en piezas de madera seleccionadas como en lo que a manufactura se refiere”. Saelzer destaca que inmuebles como la Casa Luis Oyarzún sean resguardados en la zona típica de la ciudad. “Es importante señalar que estos inmuebles, como el que hoy estamos inaugurando en su restauración, están localizados en un área muy importante de la extensión de la ciudad hacia fines del siglo XIX que hoy día se resguarda como zona típica (…) La UACh, al visualizar los inmuebles que tiene aquí y darles una mirada de colección, está colaborando para que, junto a otras iniciativas fiscales como las del SERVIU o el MOP y otras instituciones, puedan comenzar a entender que aquí, en este polígono, hay una oportunidad para hacer del patrimonio un agente de desarrollo”.

 

La Directora de Vinculación con el Medio de la UACh, Dra. Leonor Adán Alfaro, manifiesta que la culminación de este proceso de restauración “representa un avance significativo para el programa de restauración y puesta en valor con el cuál se ha comprometido la Universidad Austral de Chile”, además de destacar el trabajo conjunto con el CNCA, actual Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio. “Esta iniciativa la desarrollamos con aporte significativo del Estado, a partir del Fondo de Patrimonio, y que, en definitiva, da cuenta de cómo podemos trabajar juntos en este objetivo común de mantener la fisionomía urbana
y conservar aquellos elementos que nos confieren identidad”, señaló la Directora de Vinculación con el Medio de la UACh Leonor Adán, quien es arqueóloga de profesión y Doctora en Historia. La Casa Luis Oyarzún conforma un conjunto urbano con la plaza del Torreón Los Canelos, el convento San Francisco, la bajada al antiguo embarcadero fluvial “La peña”, y la actividad de paso entre las residencias en el centro de Valdivia y el eje Yungay – General Lagos.

EDICIÓN Nº 1038