Como una oportunidad para el país para lograr un desarrollo integral e inclusivo, calificó la Seremi de Gobierno Hunter el Acuerdo Por la Araucanía presentado por el Presidente Sebastián Piñera

Junto al Intendente de Los Ríos César Asenjo, en dependencias de la Intendencia regional, las autoridades recalcaron que el plan es una demostración de la política de los acuerdos, el pleno diálogo y el espíritu de integración de todas las voces, para diseñar y echar andar el acuerdo.

Voluntad de diálogo y búsqueda de acuerdos; valoración por nuestra diversidad cultural; y desarrollo integral e inclusivo para la región de La Araucanía, constituyen los principios que inspiran el Plan de Acuerdo Nacional para el Desarrollo y la Paz en La Araucanía, presentado hoy por el presidente Sebastián Piñera y el Ministro de Desarrollo Social, Alfredo Moreno.

En tal sentido, la Seremi de Gobierno Ann Hunter destacó el lanzamiento del plan, ya que a su juicio constituye la gran oportunidad para La Araucanía de igualarse a las demás regiones del país frente al desafío de lograr una descentralización integral y un desarrollo de largo plazo e inclusivo. En esa línea la vocera regional de gobierno agregó que«en el pueblo mapuche existe una riqueza cultural que no es extemporánea, sino que es del presente, y por lo tanto está plenamente vigente; y por eso este plan propuesto por nuestro presidente Sebastián Piñera coloca en valor la diversidad cultural, y el aporte que el pueblo mapuche y los pueblos originarios en general pueden determinar en el desarrollo integral e inclusivo que demanda Chile».

Así también el Intendente César Asenjo agregó que el Plan tendrá un impacto positivo en la Región de Los Ríos ya que: «se trabajará por que en Los Ríos se continúe apoyando la entrega de tierras, además de la búsqueda de presupuestos complementarios para potenciar en el fomento productivo y así poder focalizar recursos para mejorar las condiciones y calidad de vida para los pueblos originarios».

La máxima autoridad regional detalló además que «en este Plan se trabajará en diversas áreas cuyos beneficios irán en ayuda y fomento de nuestros pueblos originarios de la región, esto para que busquemos la paz y el progreso de nuestro país, además del desarrollo integral e inclusivo, tomando en cuenta la diversidad cultural, todo esto cumpliendo lo que hemos comprometido en los acuerdos nacionales de nuestro Gobierno».

AMPLIAMENTE PARTICIPATIVO

En tanto la vocera de Gobierno Hunter indicó que en la Región de La Araucanía, indicadores como la pobreza, el déficit de infraestructura, educación, hospitales, caminos rutas, y el conflicto intercultural que adolece ese territorio, hacen urgente priorizar los esfuerzos del gobierno, y la voluntad de todos los sectores, para que ésta sea también una región con más justicia y oportunidades para todos, dijo la seremi Hunter, agregando que «el Plan Impulso Araucanía ha sido diseñado de manera conjunta por el Gobierno y diversas entidades públicas, ciudadanas y privadas para sacar a esta región del retraso en que se encuentra y lograr que sus indicadores sociales y económicos se alineen al promedio nacional».

El Acuerdo Nacional para el Desarrollo y la Paz en La Araucanía, es una carta de navegación que contempla 35 medidas por el desarrollo integral del territorio y sus habitantes, tomó seis meses de trabajo y más de 100 diálogos y reuniones con distintos actores del mundo indígena, político, empresarial, gremial, ciudadano y técnico.

El acuerdo de trabajo resultante es liderado por el ministro de Desarrollo Social, Alfredo Moreno, y contempla tres principios fundamentales para el logro de los objetivos, vale decir voluntad de diálogo, acuerdo y búsqueda de paz; reconocimiento y valoración de nuestra identidad y desarrollo integral e inclusivo para la región de La Araucanía.

Para lograr este último, se Implementarán más de 490 proyectos de inversión pública por los próximos 8 años, con una inversión total de US$8.043 millones en seguridad, medio ambiente, educación, salud, obras públicas, vivienda y urbanismo y economía.

EDICIÓN Nº 1109