Exige solución para ruta Bocatoma-Coñaripe

El diputado Marcos Ilbaca exigió al Gobierno celeridad para reiniciar los trabajos de mejoramiento de la ruta Bocatoma-Coñaripe, en la comuna de Panguipulli, cuyos trabajos quedaron abandonados tras las declaración de quiebra de la empresa privada que se había adjudicado la obra.

Expropiaciones irregulares, caminos a medio terminar, paraderos de nylon, y cascadas al borde de la carretera son solo algunas de las impresionantes irregularidades que el diputado Marcos Ilabaca dio a conocer tras recorrer la ruta junto a dirigentes vecinales de la zona.

«Estamos en una situación incomprensible, no es posible aceptar las condiciones que hoy nos obligan a admitir por causa de las ineficiencia del aparato del estado, el día martes trabajaremos con el ministro de obras públicas sobre este alarmante tema», señaló el parlamentario.

Sobre la misma situación y considerando las irregularidades respecto de los recursos ya asignados para realizar un segundo llamado que agilice la puesta en marcha de la abandonada obra, el parlamentario se mostró molesto con la lentitud del gobierno para reanudar los trabajos.

«El gobierno no puede desentenderse de un tema que le compete, no puede ser que cuando se trate de problemas que suceden en grandes ciudades se solucione de forma prioritaria y cuando ocurran en pequeñas comunas el gobierno no de la talla, es terrible que algo que suponía ser un beneficio se haya transformado en un problema permanente»,  dijo el diputado Ilabaca.

Asimos,  sobre los inexistentes pagos de muchos vecinos que llevan años sin ver un solo peso por la expropiación de sus terrenos, el diputado señaló que será insistente en solicitar hasta el más mínimo detalle del proceso administrativo que ha desatado esta incómoda situación para los vecinos del sector.

«Vamos a tener los antecedentes respecto a esta situación, vamos a exigirle al Estado que responda, no es posible que a un vecino se le haga iniciar un proceso expropiatorio y no reciba un peso durante años, además es de vital importancia que se finalice la obra que se inició y se dejó abandonada tras la declaración de quiebra de la empresa constructora», concluyó Ilabaca.

De esta forma se inicia un nuevo capítulo que pretende dar fin a la telenovela de los vecinos del recorrido Panguipulli – Coñaripe que han debido sufrir la espera de más de tres años con caminos irregulares, procesos administrativos a medio cumplir y el abandono de un Estado que se escuda tras la quiebra de una empresa privada.

EDICIÓN Nº 1111