Autoridades anuncian uso de test de anticuerpos de COVID-19 en trabajadores de la salud

Se realizará el examen IGG a comunidades o recintos donde se ha identificado alta circulación del virus o han estado expuestos a personas enfermas.

El ministro de Salud, Jaime Mañalich, adelantó que el gobierno evalúa el uso del “testeo masivo” de anticuerpos del virus COVID-19, con el fin de identificar a la población que, a pesar de no haber presentado síntomas, adquirió la enfermedad sin saberlo y ahora es inmune.

Respecto a este examen denominado IGG, el secretario de Estado explicó que en un comienzo se aplicará a los funcionarios de la salud que trabajan en recintos hospitalarios y que hayan estado expuestos al COVID-19, y en otras poblaciones que hayan estado en situaciones de alta circulación del virus.

“Tenemos un mundo de personas asintomáticas que han estado en contacto estrecho, o incluso pueden haber tenido licencia médica por ser un contacto estrecho, de alguien con coronavirus. A esas personas partiendo por los trabajadores de Salud y luego extendiéndolo a otros universos o colectivos, vamos a hacerles exámenes de anticuerpos para identificar si tienen Inmunoglobulina G presente que testifica que esa persona tuvo la enfermedad, incluso sin darse cuenta. En estos casos, el test se realizará por indicación de la autoridad sanitaria, con motivos epidemiológicos y será gratuito”, afirmó la autoridad.

No obstante, agregó el ministro que considerando el interés que se puede presentar en el resto de la ciudadanía por acceder a este examen, “el director de Fonasa firmó el decreto que codifica este examen homologándolo a otros exámenes de anticuerpos que se usan para pesquisar. Y va a tener un arancel de entre $4.800 y $7.800, pero un copago para el usuario de acuerdo a la bonificación de sus seguro de salud”.

La autoridad aclaró que estos test deben estar autorizados por el Instituto de Salud Pública (ISP).

Reporte COVID-19

Sobre la evaluación de la pandemia, en el país, el titular de Salud, señaló que “nosotros vamos a adquirir una suerte de “convivencia” con este virus, esperamos que con brotes decrecientes de la enfermedad a lo largo de lo que pueden ser muchos años (…) Lo que quiero decir con esto es que no hay que pensar que esto es un peak que termina y la luz al final del túnel está ahí, al alcance de la mano, a dos o a tres meses más. Esto va a ser largo”.

El día de ayer se registró 445 nuevos casos positivos de COVID-19, lo que eleva la cifra total de personas diagnosticadas a 9.452 a nivel nacional.

De ellas, 3.621 se consideran recuperadas, es decir, cuatro de cada 10 casos, indicó la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza.

Al día de hoy, se encuentran hospitalizados 385 pacientes, de los cuales 316 están conectados a ventilador mecánico y 97 se encuentran en estado crítico de salud.

Esta mañana, las autoridades informaron 11 nuevos fallecimientos, tres corresponden a la Región Metropolitana, tres a la Región del Maule y los otros a Arica, Los Lagos, Ñuble, Araucanía y Biobío. Por lo que la cifra de personas fallecidas a causa del COVID-19 llegó a 116.

En cuanto a la cantidad de testeos que se han realizado, 5.449 exámenes PCR fueron notificados ayer, y la cifra de testeos a nivel nacional asciende a 103.873 en total, con un 9% de positividad.

Con respecto a los ventiladores disponibles en la red integrada de salud, el subsecretario de Redes Asistenciales, Arturo Zúñiga, señaló que actualmente se encuentran a disposición 569 de estos equipos para pacientes de todo el país.

En relación al personal de salud, “no me voy a cansar de agradecer el trabajo que están realizando, arriesgando su salud. Todo ciudadano debiese agradecer la enorme labor que están realizando en cada uno de los consultorios y hospitales del país”, dijo el subsecretario.