Nuevos abogados prestan juramento en tercera ceremonia realizada desde la Corte de Apelaciones de Valdivia

Seis nuevos postulantes de las universidades Austral de Chile, Santo Tomás y San Sebastián juraron como abogados y abogadas ante el Pleno de la Corte Suprema, desde dependencias del tribunal de alzada valdiviano, a través de videoconferencia.

El acto solemne, que tuvo lugar el viernes 12 de junio recién pasado en la Sala de Pleno del  máximo tribunal del país, fue encabezado por el presidente Guillermo Silva Gundelach, que conectó de manera remota a las cortes de Apelaciones de La Serena, Valparaíso y Valdivia.

En tanto, desde la Corte de Valdivia, la ceremonia contó con la presencia de la presidenta del tribunal, María Soledad Piñeiro, quien invitó a los abogados y abogadas a poner en el centro de su labor a las personas: 

“Este es el tercer juramento que se realiza en dependencias de la Corte de Apelaciones de Valdivia en conexión por videoconferencia con la Corte Suprema, ya son 26 los licenciados en derecho que han prestado juramento en esta nueva forma, adaptándose tanto a las condiciones tecnológicas como a las condiciones de pandemia. Felicito a los jóvenes licenciados por esta nueva ruta que inician en sus vidas y que han comprometido desarrollar honestamente la profesión de abogados”, sostuvo la magistrada.

Rodrigo Sánchez, osornino, titulado de la Universidad San Sebastián, señaló que trasladar los juramentos a regiones representa una buena solución, no solo por la pandemia, sino que por los costos asociados que implica tener que viajar a Santiago “jurar en la Corte Suprema es mucho más dispendioso, las personas que viven en Santiago o Valparaíso tienen la ventaja de viajar el mismo día, de hospedarse en lugares seguros, de tener alimentación adecuada, pero las personas de regiones debemos desembolsar una cantidad de dinero muchísimo mayor a la que podríamos desembolsar jurando en nuestras respectivas Cortes de Apelaciones, por lo que me parece una excelente solución”.

Cinthia Delgado, de Río Bueno y titulada de la Universidad Austral de Chile, UACh, señaló que “la suspensión de los juramentos por la pandemia nos perjudicaba, ya que es requisito para comenzar a ejercer, por lo que esta es una solución óptima y eficiente”.

En la misma línea, Daniela Castro, también licenciada de la UACh, fue categórica al señalar que “prefiero jurar de esta forma a tener que esperar a que la situación sanitaria se resuelva para jurar en la Corte Suprema. Esta es una buena medida, más expedita y no implica un gasto significativo para nosotros y nuestras familias”.