Vecina de la Población San Pedro sigue reclamando por una solución a su vivienda declarada insalubre en 2017

En el mes de septiembre distintos representantes de organismos públicos llegaron a la casa de Elsa Ávila, ubicada en el pasaje Santa Beatriz de la población San Pedro, para constatar in situ la situación, pero tres meses después sigue esperando respuestas.

Una complicada situación vive Elsa Ávila, quien obtuvo una vivienda mediante subsidio habitacional en la población San Pedro. No obstante, por la proliferación de termitas y la gran humedad del sector, que afectó la salud de todos los miembros de su familia, en 2017 las autoridades sanitarias la declararon insalubre e inhabitable. Por eso, tras la visita que se realizó en septiembre el Servicio de Vivienda y Urbanismo (Serviu) recomienda que la construcción sea demolida, realizando un tratamiento preventivo al suelo para eliminar las larvas y termitas, para luego levantar una nueva casa. “No entiendo cómo quieren que se construya aquí, si se vuelve a construir volverá a emerger la humedad, porque esto era antes un humedal,” alega Ávila.

Por eso, ella exige que se le destine una vivienda en otro sector de Valdivia, donde no tenga que vivir estos problemas.  Además, denuncia que no se le han pagado los últimos tres meses de su subsidio de arriendo, que se había acordado como solución temporal a su problema en una visita a Valdivia del entonces ministro de Vivienda, Cristian Monckeberg.

Ávila presentó una demanda al tribunal ambiental, que fue rechazada por temas de plazos, por lo que apelarán. Además, asegura que ese problema, tal vez en menores grados, lo viven otros vecinos del sector. “Sé que varios viven una situación similar, incluso están viendo cómo me va a mí para iniciar también acciones legales”, comentó. También espera que se logre concretar una Mesa de trabajo entre distintas entidades, que se habló en la anterior inspección de septiembre.

De todas formas, Elsa Ávila seguirá insistiendo ante las autoridades para resolver su caso. “Seguiré tocando todas las puertas que pueda para solucionar mi problema. Tengo derecho a tener una vivienda digna, donde no se vea afectada la salud de mi familia”, finalizó.