Las mujeres y las dirigentes sociales son líderes en la gestión y construcción de una sociedad más justa, equitativa y solidaria.

Cada 7 de agosto en nuestro país celebramos la instauración del Día Nacional del y la Dirigente Social y Comunitario, como una manera de reconocer la labor de tantos y tantas dirigentes sociales y vecinales de todo el país y nuestra región que a diario trabajan en favor de mejorar la calidad de vida de su entorno.  

La Seremi de la Mujer y la Equidad de Género Los Ríos, Waleska Fehrmann Atero señaló «durante el transcurso de la emergencia sanitaria y, en general, vemos como muchos cargos de dirigencia social, vecinal y comunitarias tienen rostros femeninos. Como Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género nos llena de orgullo ver como tantas mujeres son la voz de sus comunidades y trabajan día a día por conseguir mejorar la calidad de vida de sus vecinos, por representar las necesidades de sus cercanos y ser el puente entre tantas familias e instituciones como nuestro Ministerio».  

Sobre una de las iniciativas que han encabezado muchas dirigentas sociales en nuestra región durante la pandemia, la Seremi Waleska Fehrmann explicó «reconocemos a tantas mujeres, jóvenes y adultas, vecinas y provenientes de otros sectores, que hoy son líderes innatas en el levantamiento de iniciativas como los comedores sociales. Tal es el caso de Sofía Urrutia Arancibia, una joven de 17 años quien, junto a un grupo familiar y de amistades, ha liderado la gestión de comedores sociales en dos sedes vecinales de la comuna de valdivia, repartiendo más de 300 porciones de alimentos cada sábado. Ella y toda la obra de solidaridad que realiza junto a sus cercanos en beneficio de una comunidad, es el reflejo de la sociedad que queremos para la construcción del futuro. Estamos convencidos que las arquitectas del Chile del mañana serán mujeres capaces de enfrentar el mundo y la sociedad para construir una nueva más justa, más equitativa y libre de violencia».  

Sofía Urrutia Arancibia, es estudiante valdiviana cursante de tercero medio en el Instituto Inmaculada Concepción, a sus 17 años, ha participado en diferentes actividades sociales a través de su establecimiento educacional y, junto a sus padres, amigos y cercanos, cada sábado trabajan entregando más de 300 colaciones en comedores sociales de manera alternada en sectores como Guacamayo y Norte Grande en Valdivia.  

Sobre la importancia de que la sociedad se involucre en la solución de problemáticas sociales y que muchas de estas iniciativas sean lideradas por mujeres, Sofía indicó que «es fundamental porque en la mayoría de los casos son ellas las que colaboran en cocinar, muchas veces madres que dejan a sus niños cuidándose entre ellos para poder ir en ayuda de sus vecinos. No nos cuesta nada ayudar a los demás, son solo dos o tres horas de tu tiempo porque después uno se siente mucho mejor persona «. 

Finalmente, Sofía hizo un llamado a más mujeres y jóvenes a «que se animen a participar porque no cuesta nada, tal vez existan personas que no puedan hacer donaciones, pero si solo asistieran estarán ayudando mucho y creciendo como persona. Yo no sé nada sobre cocina, pero se puede colaborar de distintas maneras, ya sea pelando papas, recibiendo las ollas, entregando las colaciones o limpiando. Con solo un pequeño granito de arena, juntas podemos hacer mucho«.