Superintendente De La Maza revisa en terreno medidas de mitigación de ruidos a inmobiliaria

La autoridad dijo que es importante que las empresas constructoras concilien la ejecución de sus obras con el derecho de todos a vivir en un ambiente libre de contaminación acústica.

El superintendente del Medio Ambiente (SMA), Cristóbal De La Maza, realizó una revisión de las medidas provisionales impuestas mediante la Resolución SMA 1930/2019 a la empresa inmobiliaria Providencia, que se encuentra ejecutando el proyecto denominado Parque Kramher en la ciudad de Valdivia. La acción se enmarca también en el viaje a la región de Los Ríos que sostuvo durante esta jornada la autoridad.

De La Maza destacó la agilidad del proceso de fiscalización en este caso, ya que el 28 de octubre se hicieron formulaciones de cargo luego de constatar en terreno una excedencia de 18 decibeles producto de las obras en ejecución. El 9 de diciembre la SMA rechazó el programa de cumplimiento de la inmobiliaria (PDC), por no cumplir con los criterios de aprobación del plan, específicamente de eficacia y verificabilidad, por ende, no mitigaba el problema de fondo que afectaba a la comunidad.

Ante esta situación, el superintendente instruyó medidas previsionales el 24 de diciembre a la Inmobiliaria que hoy supervisó junto al jefe regional de SMA en Los Ríos, Eduardo Rodríguez, y profesionales de la institución.

«Visitamos las obras y constatamos que la inmobiliaria implementó una serie de medidas, instruidas por la SMA, para controlar los problemas de ruido. Estaremos vigilantes para que las medidas que pedimos controlen la contaminación acústica y le den tranquilidad a los vecinos y el entorno. Es importante que las empresas concilien la construcción con el derecho de todos a vivir en un ambiente libre de contaminación acústica», señaló Cristóbal De La Maza.

Cabe señalar que las medidas previsionales dicen relación con instalar en todo el entorno de la obra pantallas acústicas perimetrales, un túnel acústico para operaciones con material de hormigón e identificar los equipos que se encuentren estáticos y semimóviles en la faena, y que constituyan fuentes emisoras de ruido como excavadoras con martillo hidráulico, martillo manual, vibrador de hormigón, entre otros). 

También debieron sellar vanos de puertas, ventanas y agujeros con paneles acústicos cuando se haga uso de herramientas y/o dispositivos al interior de la estructura ya edificada, construir un encierro acústico con puertas para los camiones hormigoneros o mixer que ingresen a la faena.

El problema de ruido es bastante recurrente en las ciudades del país, ya que la SMA ha recibido 5.255 denuncias asociadas a la norma de ruidos, contemplada en el Decreto Supremo 38, de las cuales el 40% pertenece a la Región Metropolitana.

De los casi 1.500 expedientes de fiscalización asociados a contaminación acústica, la mayor parte (60,6%) se concentra en el sector equipamiento, que está conformado por discotecas, pubs, restoranes, servicios de comidas, centros de culto religioso y espiritual, centros deportivos y gimnasios, entre otros. Además, más del 11% corresponden a ruidos provocado por la construcción inmobiliaria.

Para conocer más detalles de las medidas provisionales de este caso, revisar el siguiente link: http://snifa.sma.gob.cl/v2/MedidaProvisional/Ficha/178