Ante la emergencia sanitaria Sindicato de Parquímetros pide retirarse antes a sus hogares

Pese a que no cumplen una labor fundamental a los cobradores de estacionamiento no se les ha permitido permanecer en sus hogares, tal como indican las autoridades sanitarias. Además, el cierre de restaurantes les ha complicado el acceso a los baños.

Ante el estado de catástrofe producto de la propagación del Coronavirus, el Sindicato de Trabajadores de Parquímetros de Valdivia solicita reducir su horario laboral. “No le hemos expresado a nuestro jefe que no queremos trabajar, solamente que mire la contingencia y pueda evaluar el día a día, pero él dice que no puede hacer nada y tiene que esperar ordenes desde Santiago, por parte de don Cristian Coronel,” (empresario que tiene la concesión del cobro de estacionamientos públicos en Valdivia), comentó Maximiliano Filgueira, tesorero del sindicato de parquímetros

De hecho, la petición del dirigente es retirarse a las 17.00 hrs., dado que después de esa hora queda muy pocos autos en las calles del centro de Valdivia.

Otro problema que han sobrellevado es referente a los baños. “Muchos convenios, especialmente con restaurantes, ya no están operativos, porque los locales ya no están funcionando, por lo que ahora tenemos baños muy alejados de nuestros lugares de trabajo”, agregó Filgueira.

“Mientras vemos al alcalde (Sabat) haciendo llamados al mundo privado a cuidar a los trabajadores y cerrar los locales, me parece que hay que partir por el ejemplo, y el ejemplo es tener el coraje de exigirle a Cristian Coronel que suspenda su funcionamiento de los parquímetros. No es un servicio de primera necesidad estar cobrando el estacionamiento en estos días, porque lo más urgente es que estos trabajadores y trabajadoras estén en sus casas resguardándose”, expresó Carla Amtmann, candidata a la alcaldía de Valdivia, quien ha estado muy cercana de la situación.

Cabe señalar que este no es el primer conflicto en el que este sindicato se ve envuelto con su concesionario. En febrero de este año los parquímetros valdivianos se declararon en huelga exigiendo condiciones dignas de trabajo, como contar con baños y horarios de colación, que al final se solucionó con un bono de termino de conflicto.