Los Ríos al Día

“VIGILIA DE ARMAS Y JURAMENTO A LA BANDERA AÑO 2022”

Un 12 de febrero del año 1818 en la ciudad de Talca, se efectuó el primer Juramento a la Bandera realizado por Bernardo O’Higgins Riquelme, desde ese momento a la fecha han pasado 204 años, donde aquellos aguerridos soldados juraron por primera vez. Fue en el año 1939 la primera disposición escrita donde se estableció en la Ordenanza General de Ejército la obligatoriedad del Juramento a la bandera para las tropas chilenas, conmemoración que se mantiene viva hasta el día de hoy.

De este modo, han pasado 83 años desde que se efectúa una de las ceremonias más conmemorativas del Ejército de Chile, el Juramento a la Bandera, donde Oficiales, Suboficiales, soldados de tropa profesional y los soldados conscriptos que cada año se enrolan en las filas de nuestro Ejército, realizan el acto más solemne y significativo, jurar por Dios y la Bandera hasta rendir la vida si fuese necesario.

Para un soldado que ingresa al Ejército de Chile de forma voluntaria, con todo el ímpetu de servir a su país, tiene consigo ese llamado de vocación de servicio el cual los inspira día a día a entregar lo mejor de cada uno, donde el compromiso con Chile se acrecienta constantemente. Aquí es, donde forman su carácter y disciplina que los lleva a impregnarse de la valentía y coraje del soldado Chileno. Desarrollar estas características hacen que esta conmemorativa ceremonia tome su rumbo, que es el sentir cada una de las palabras que el juramento expone. No existe sentimiento más puro que el vibrar haciendo lo que a uno le apasiona y el juramento a la Bandera se torna en uno de los hechos más significativos para aquel soldado que sella su compromiso con la Patria.

El juramento a la Bandera se conmemora los días 9 y 10 de julio, en homenaje a los setenta y siete “Chacabucanos”, héroes de la Concepción quienes pertenecían a la 4ª Compañía del Batallón 6° de Línea, al mando del Capitán Ignacio Carrera Pinto. 77 soldados que realizaron la acción más valerosa de sacrificio en defensa a nuestra Bandera Nacional y al honor de Chile, demostrando valentía, fortaleza y patriotismo en todo momento, donde ningún soldado dudó ni un segundo en rendirse. Honorables hombres que entregaron su vida por nuestro país, por los cuales cada 9 y 10 de julio juramos en su memoria, lo que sin duda llena de orgullo nuestros corazones al recordar y sentir ese amor por Chile, mismo amor que esos hombres sintieron al entregar su vida. El juramento de un soldado, sin duda es el hecho más destacable e imborrable en la vida de un militar, que marca el inicio de una hermosa carrera que perdurará por toda la vida.

El Capitán Ignacio Carrera Pinto, patronímico de la 3ra Brigada Acorazada “La Concepción”, fue un hombre que luchó por su país sin temer por su vida, dejando el legado de su valentía y arrojo. El Capitán Ignacio Carrera Pinto nos inspira a ser un soldado valiente, honrado y amante de la patria, tal como lo trasmite el juramento a la Bandera. No es más que un sentimiento puro de nobleza, el expresar esas sinceras palabras que emanan de cada unos de nosotros, hombres y mujeres comprometidos con nuestro país, que no sienten nada más que amor, orgullo y pasión por Chile. Pasión que nos lleva a preparamos día a día para preservar la paz, mantener la integridad territorial y brindar un apoyo constante a la comunidad.   

Subteniente

Sylvia Saldía Candia

Ejército de Chile

Comments are closed.