Los Ríos al Día

Conversatorio en la USS marca un hito en el inicio de la Fundación Padre Gabriel Guarda

Buscan preservar y difundir obra del Premio Nacional de Historia (1984) Padre Gabriel Guarda Geywitz.

De manera simbólica y conmemorativa, por los dos años desde el fallecimiento del Padre Gabriel Guarda Geywitz, su Fundación, promovida desde el Obispado de Valdivia, dio a conocer a través de un conversatorio sus objetivos en la U. San Sebastián, que se centran en mantener en la memoria la vida y obra del intelectual, sacerdote, arquitecto e historiador valdiviano.

La Fundación Padre Gabriel Guarda está integrada por la directora de Formación y Contenido de la Escuela de Liderazgo USS, Mónica Jara (presidenta); la directora Académica USS Valdivia, Lorena Liewald (vicepresidenta); el académico e historiador Ricardo Molina (secretario); el periodista Daniel Murúa (tesorero), y por el sobrino del monje benedictino, Jorge Guarda (socio-director). Además, como colaboradora está Karin Weil, encargada de Patrimonio Natural y Cultural de la UACh.

“Como Fundación educacional y cultural tenemos distintos desafíos. Desarrollar actividades de extensión y visibilizar el legado del Padre Gabriel son parte del sello de lo que queremos transmitir: hacer un trabajo con las nuevas generaciones, que sepan valorar el patrimonio valdiviano”, dijo Mónica Jara.

“Mantener ese legado y poder transmitirlo a las nuevas generaciones es un desafío inicial. Tenemos interés de universidades de otras regiones por el trabajo que se puede realizar, además de abordar el proyecto del museo -en la Catedral- que tenía el Padre Gabriel”, agregó.

Conversatorio

Durante la ocasión, la arquitecta Sofía Sanfuentes y el académico Ricardo Molina destacaron la calidad humana del Premio Nacional de Historia (1984). “Hablar de Gabriel Guarda es hablar de Valdivia (…) Que siga presente depende mucho de nuestra Fundación y de quienes se sumen a ella, porque nos parece muy importante que se fortalezca esta organización a partir de la comunidad valdiviana y más allá de ella”, expresó Molina.

En cuanto al encuentro, Sanfuentes precisó que “pudimos ver al padre Gabriel en todas sus dimensiones, no sólo la arquitectónica, sino en lo espiritual y personal (…) Recuerdo su humanidad, una persona sumamente culta, pero humana, sencilla, era un tesoro viviente”.

“Su obra trasciende, es importante en Valdivia, pero trasciende en el país y traspasa fronteras (…) No soy especialista conservadora, pero creo que es bueno que su trabajo no esté todo en Santiago y además que sus raíces están acá, aún cuando su obra trasciende”, recalcó.

Asimismo, Lorena Liewald, relevó su influencia en los territorios. “Cuando uno habla del Padre Gabriel o del profesor Sergio Villalobos, y de su concepto de fronteras, de premios nacionales, lo son porque abren una vía de debate y relevan la importancia de los territorios en la historia nacional, y cada territorio genera también una historia aparte y un desarrollo propio”, apuntó.

“Podemos preservar el patrimonio y nuestra historia y avanzar hacia un futuro a partir del resguardo de la memoria y en ese sentido su obra no tiene parangón”, sostuvo.

De la misma manera, el Padre Gonzalo Espina dijo tener gratitud por quienes se suman a un propósito compartido. “Él encarnó mi ideal de profundización en la propia identidad, en apertura y diálogo con todos”, comentó.

En tanto, Antonia Torres, seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio de Los Ríos, indicó que existe sintonía por lo que será en cinco a seis años el proyecto de Biblioteca, Archivo y Depósito Regional de Los Ríos. “Se recupera por un lado la memoria intangible como es la figura del padre Gabriel Guarda, pero también las memorias tangibles que produjo como sus notas y archivos, investigaciones y todo este perfil tan complejo y completo de hombre intelectual”.

Algunas cualidades resaltadas del Padre Gabriel Guarda fueron: su calidad humana, sentido práctico, sabiduría, legado, entusiasmo y sentido del humor.

Comments are closed.